BENVIDOS E BENVIDAS


A maxia dun sentimento lévanos ó Concello do Saviñao,

na Ribeira Sacra lucense, das Terras de Lemos.

Terra de pedra e luz, de homes e mulleres amables e

hospitalarios que deixaron marchar os seus fillos lonxe, en busca de novas oportunidades.

Terra máxica e melancólica, dunha fermosura incomparable,

cas súas devesas de carballos e castiñeiros centearios preto das augas do río Miño.

Terra namorada do seu pasado que loita por sobrevivir no presente.

Queremos compartir convosco a riqueza natural paisaxística,os camiños máis sorprendentes, as aldeas e festas,

o patrimonio artístico e a exquisita gastronomía.

Benvidos e benvidas ó noso blog .

Desexamos que nos enviedes os vosos escritos e fotos ó correo electrónico :
amaxiadosavinhaoegaliza@yahoo.es, para participar no proxecto.



8 nov. 2010

Os Muiños de Graña

Hacía un calor típico del mes de julio. Nos habían advertido que el lugar estaba abandonado, que quizás nos sería muy difícil poder acceder a él. No se equivocaron, Maleza, zarzas…Fue difícil llegar.

graña

En la carretera vieja, Monforte-Chantada, cerca del churrasco “Casa Pepe”, al lado derecho, encontramos los “Molinos de Graña”.

graña

No son los típicos molinos que os podáis imaginar, quizás los que también antes de verlos, nos imaginábamos nosotras.

graña

Eran y son propiedad de “Los Mallarizos” de Beleigán. En ellos se molía pan, centeno, trigo, cebada…

graña

graña

Hoy están totalmente en situación de abandono, sin que nadie se interese por ellos y por mantener limpio el lugar de acceso.

graña

graña

graña
graña

Antiguamente, las mujeres de Buxán, Fondo de Vila y alrededores, cuando el regato de la lavandeira, situado en la parroquia de Diomondi llevaba poca agua, iban al regato de Graña, situado por debajo de los molinos a lavar toda la ropa de invierno (mantas, colchones, sábanas..). Allí se pasaban el día lavando y secando la ropa. Comían allí e incluso se bañaban y lavaban la ropa que llevaban puesta, ajenas a las miradas de los curiosos.

En aquella época existían tres molinos: El de las cortes de Diomondi, el de Pesqueiras y el de Graña. Uno a uno fueron desapareciendo con la llegada de los molinos eléctricos y el último que quedó fue el de la zona de Chantada.

1 comentario:

Anónimo dijo...

e encantan los molinos de agua, son un patrimonio que le damos en general poca importancia, pero luego vemos uno restaurado y decimos que está precioso! Pero bueno, la política de la gente de aquí, ni arreglamos ni vendemos.. mejor dejamo ...s que se caiga todo.

De esa zona me gusta mucho uno que además se vendía con la casa, justo al pasar el puente de Chantada a mano izquierda, al pasar el puentecito.